fbpx
82 F
Houston
jueves, mayo 23, 2024
InicioEditorialUN JUICIO QUE ESTREMECIÓ A LOS ESTADOS UNIDOS

UN JUICIO QUE ESTREMECIÓ A LOS ESTADOS UNIDOS

Por Emilio Martínez Paula

Me refiero al de OJ.Simpson al que el jurado declaró no culpable, aunque la inmensa mayoría de los estadounidenses y la mayoría de los que sin ser estadounidenses conocían del caso, tenían la impresión de la culpabilidad de Simpson, sobre todo porque en la televisión se pudo ver escenas durante las cuales Simpson trataba de evitar que la policía lo capturara, la que al fin lo detuvo. Tras un registro encontraron que el famoso atleta tenía los bolsillos llenos de miles de dólares como si esperara irse para México u otro lugar.

El 23 de enero de 1995 O.J. Simpson fue juzgado por dos cargos de asesinato. Se declaró inocente de ambos y se asesoró de un equipo de abogados, cuya primera tarea fue ocuparse de la selección del jurado y asegurarse de que sus miembros les fueran favorables.

Lograron que el jurado fuera integrado por ocho mujeres de la raza negra, dos de raza blanca, un hombre de raza negra y un hispano.

Este jurado daba mucho que pensar ya que era posible que las mujeres de raza negra sintieran más simpatía por Simpson. Presidía la sala el juez Lance Ito ciudadano americano de origen japonés. La teoría de la acusación era simple: Simpson mantuvo una relación abusiva con Nicole Brown mientras estuvieron casados y sentía celos y le molestaba las relaciones de su exesposa con el joven Goldman. Además, no tenía una cuartada para el periodo de tiempo en el que se cometieron los asesinatos. En el apartamento de Brown, Simpson dejó huellas de pisadas, una gorra con cabellos adheridos y al menos ocho gotas de su sangre. En el domicilio de Simpson se encontró un guante que coincidía con el hallado cerca de los cuerpos de Nicole Brown y el joven Goldman.

La versión de la defensa era sencilla: Simpson era inocente. La relación de la versión que lo relacionaba con los crímenes era falsa, Simpson no era más que otra víctima negra del sistema judicial blanco.

Todos pudimos ver en la televisión cuando la acusación pidió a Simpson que se probara el guante. Le quedaba chico. A pesar de que la acusación intentó argumentar que el guante había encogido al estar empapado de sangre y haber sido congelado y descongelado y sometido a muchas pruebas, las pruebas favorecían a Simpson. El 3 de octubre de 1995 el jurado declaró a O.J. Simpson inocente. Pero, aunque siempre hemos pensado que Simpson es el asesino y la mayoría aún lo cree, se acató la ley y no hubo manifestaciones ni de blancos ni de negros que se lanzaran a las calles a protestar ni a favor ni en contra del fallo, de lo determinado por el jurado y aceptado por el juez.

O.J. Simpson regresó a una corte en Las Vegas el lunes 13 de mayo 2013 para pedir un nuevo juicio por el caso de robo a mano armada y secuestro que lo llevó a prisión en 2008, por no menos de nueve años.

De la muerte, del asesinato, de Nicole Brown y del joven Goldman, aunque la mayoría de los que conocieron el caso siguen pensando que Simpson es culpable, no se ha encontrado a los culpables ni se ha hablado más del caso.

En el juicio por el asesinato que concentró la atención de EE.UU. a mediados de la década de 1990, Allen Wattenberg, dueño de la tienda de Ross Cutlery, testificó que uno de sus empleados le vendió a Simpson un cuchillo de aguja de 15 pulgadas el 3 de mayo de 1994. Wattenberg dijo que Simpson pidió que el cuchillo fuera afilado.

Un testigo de cargo, el doctor Lakshmanan Sathyavagiswaran, dijo al jurado que creía que los asesinatos se llevaron a cabo con un cuchillo de un solo filo.

Traigo esto a colación ya que O.J. Simpson recibió en su momento la noticia que quedaría en libertad.

O.J. Simpson salió de la cárcel bajo libertad condicional tras nueve años de condena por robo y secuestro. El exjugador de fútbol americano, que dejó la prisión a principios de octubre, mostró su arrepentimiento y sostuvo que “he cumplido el tiempo de mi sentencia”.

Simpson, muchas veces calificado como el preso más famoso de Estados Unidos, se encontraba encarcelado cumpliendo una condena de entre 9 y 33 años después de que fuera declarado culpable en 2008 por secuestrar y robar con armas –entre otros delitos– a varios coleccionistas de objetos deportivos en un hotel en Las Vegas. Pese a que justificó los hechos durante su juicio afirmando que su intención era recuperar objetos personales robados, el jurado no creyó en su versión.

Bruce Fromong, víctima del robo en Las Vegas y “amigo de Simpson”, explicó en la audiencia que “todos cometemos errores. O.J. cometió los suyos (…) Lo conozco desde hace mucho tiempo. No creo que sea una amenaza. Es un buen hombre (…) Creo que nueve años y medio es demasiado. Es hora de que vuelva a su casa, con su familia, con sus amigos”. “Gracias, gracias”, fueron las últimas palabras de Simpson de 70 años en el momento, antes de retirarse al conocer que volvía a ser un hombre libre en pocos meses. NOTA: Simpson murió el pasado 10 de abril a los 76 años dejando millonaria deuda a la familia de Ron Goldman.

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Noticias Recientes