fbpx
75.7 F
Houston
miércoles, abril 17, 2024
InicioTurismoToronto y su frenético ritmo

Toronto y su frenético ritmo

Toronto está en la costa este de Canadá, a orillas del lago Ontario –uno de los cinco más grandes de este país–. Es fotogénica, organizada, una de las ciudades más multiculturales del mundo, por lo que la llaman la ‘pequeña Nueva York’

En cada esquina, su arquitectura sorprende con edificios de más de 50 pisos que tocan el cielo y cortan los fríos vientos que llegan del norte. El más alto, el First Canadian Place (72 pisos), luce imponente en el distrito financiero.

Y el segundo es la Trump Tower (70 pisos).

Más allá de sus edificios en forma de vela o de aquellos que tienen las ventanas recubiertas de oro, las miradas se las lleva la CN Tower, con sus más de 553 metros de altura, ícono de la ciudad desde 1975.

Toronto enamora. No solo porque en su vida diaria tiene para sus visitantes una oferta rica en museos, parques, arte, gastronomía, deportes extremos y naturaleza, sino porque en el transporte público, el comercio, el turismo, se ven desfilar ciudadanos de todo el mundo que decidieron anclarse en esta ciudad trazada en los límites de la frontera con Estados Unidos.

La Canadian National Tower es la 5.ª más alta estructura del mundo, desde cuyos miradores se pueden ver la ciudad y el gigantesco lago Ontario, cuyo límite no consigue verse ni a esa altura.

El Edgewalk, una caminata a 365 metros de altura por la cornisa de la torre, se convirtió en la principal atracción turística de la CN, tanto que para realizar esta aventura hay que reservar con meses de antelación. Pagando 195 dólares canadienses se puede vivir esta experiencia extrema y maravillosa.

La real historia en el museo de Ontario

La sola fachada del Royal Ontario Museum (ROM) sorprende. Fue diseñado con una arquitectura única, por la cual el edificio parece un conjunto de triángulos sobrepuestos, diseñados por el arquitecto estadounidense Daniel Libeskind. Desde 1914, el ROM es el museo de cultura natural e historia más grande de Canadá. Tiene seis mi-llones de objetos y 40 galerías de arte.

Lo que más atrae a los turistas, no obstante, es su colección de fósiles de dinosaurios, que van desde el popular ‘Tyrannosaurus rex’, pasa por el aerodinámico pterodáctilo, hasta un gigantesco brontosaurio.

Vale la pena detenerse en las exposiciones permanentes de las culturas indígenas de América, con cuatro tótems Nisga’a, tallados a mano sobre cedro rojo a lo largo de 24 metros.

La metrópoli más cosmopolita

Con una población de 2,7 millones de habitantes, casi el 50 por ciento de quienes viven aquí son extranjeros, por lo que Toronto es conocida por muchos como la metrópoli más cosmopolita del mundo. La multiculturalidad explota en lugares como el China Town, la Pequeña Italia, York Ville, KoreaTown.

En las aguas del increíble acuario de Ripley

Sin importar la edad que se tenga, el Acuario de Ripley –de la franquicia Ripley’s, Believe It or Not– resulta una experiencia única. Ubicado al lado de la CN Tower, es uno de los más grandes del mundo. Tiene cerca de 16.000 especies de mar y un sistema de entretenimiento que hace que los más pequeños, y también los adultos, puedan interactuar y sorprenderse con la belleza de los océanos.

Medusas que danzan al ritmo de la música mientras cambian de color, rayas de todos los tamaños, peces de muchos mares del planeta desde las aguas cálidas del Caribe hasta las más frías del Pacífico hacen parte de la muestra de este acuario que tiene 5,7 millones de litros de agua.

Niágara: las cataratas del trueno

Cada año más de 12 millones de personas van a Canadá para ver esta maravilla natural, a hora y media de Toronto (128 km). Las cataratas del Niágara, que marcan la frontera con Estados Unidos, tienen una altura de 54 metros, y aunque no son las más grandes del mundo, sí las que tienen una mayor caída de agua en el planeta. Al caer, el líquido golpea con tanta fuerza que genera un ruido impresionante, a la vez que levanta una nube de vapor y partículas de agua que superan incluso la altura de las cascadas. De ese sonido viene su nombre, Niágara, que traducido del lenguaje de las tribus que habitaron estas tierras significa ‘trueno de agua’. Pagando 75 dólares se puede tomar un bote que pasa cerca de la American Falls y la Bridal Veil Falls –las dos cascadas del lado estadounidense–, para luego llegar hasta la más grande y poderosa, conocida como la Horseshoe por su forma de herradura. Bajo esta cascada, en la orilla canadiense, el bote se sacude por el golpe del agua sobre el río de 51 metros de profundidad.

Rodeando las cataratas hay comercio, hoteles y restaurantes. Algunos edificios cuentan con miradores ideales para tomar fotos y está la Skylone (pequeña imitación de la CN Tower) que vigila los gigantes saltos de agua.

El Circo del Sol en su natal Canadá

La magia del Cirque du Soleil nació muy cerca de Toronto, en el año de 1984. Por eso la compañía de teatro pasa largas temporadas en la capital de Ontario. Para la temporada 2024, el Cirque du Soleil instalará su Big Top en Mr. Christie Lands en Etobicoke, ofreciendo una experiencia única al público de Toronto. “ECHO” es una actuación de 100 minutos con un intermedio de 25 minutos, que promete una velada inolvidable de entretenimiento para todos.

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Noticias Recientes