fbpx
79.4 F
Houston
lunes, abril 15, 2024
InicioNoticiasLocalesMujer de Houston con 114 años se convierte en la persona más...

Mujer de Houston con 114 años se convierte en la persona más longeva en EE.UU.

Es la persona viva de mayor edad en Texas, Estados Unidos. Vivió dos guerras mundiales, la Gran Depresión, la gripe española y la pandemia por Covid-19

Una mujer de Houston que tiene 114 años fue certificada como la persona viva de mayor edad en Estados Unidos. nació el 25 de julio de 1909 y alcanzó a vivir dos guerras mundiales, además de la Gran Depresión, la gripe española y la pandemia por Covid-19.

Elizabeth Francis se convirtió en la residente estadounidense más longeva después de la muerte de Edie Ceccarelli, de California, a los 116 años, de acuerdo con LongeviQuest, que se especializa en recopilar datos sobre las personas más ancianas del mundo.

Según el ránking, Francis, con 114 años y 214 días de nacida, es la quinta persona viva más vieja del mundo.

La superan María Branyas Morera de 116 años, quien nació en San Francisco (California) pero vive desde niña en España; la japonesa Tomiko Itooka de 115 años; la brasileña Inah Canabarro Lucas, de 115 años y el venezolano Juan Vicente Pérez Mora, de 114 años.

La longevidad parece venir de familia

Elizabeth Francis nació en Louisiana en 1909 pero vive en Houston, Texas, desde que era una niña, luego que su madre falleciera y fuera enviada a vivir con su tía.

La mujer trabajó por cerca de 20 años una cafetería en la estación de ABC13 News en Houston, hasta su retiro en 1975.

La longevidad parece venir de familia, debido a que su hermana Bertha Johnson vivió hasta los 106 años antes de su muerte en febrero de 2011.

Ambas son la pareja de hermanos con mayor edad combinada en la historia mundial, de acuerdo con LongeviQuest.

Además, Francis tiene una hija, Dorothy, quien actualmente tiene 94 años y está viva. La centenaria tiene además tres nietos, cinco bisnietos y cuatro tataranietos.

¿Cuál es su secreto?

Francis atribuye su longevidad a su fe en Dios. “No es mi secreto. Es la bendición del buen Dios… Simplemente doy gracias a Dios por estar aquí”. Su consejo de vida es: “¡Si el Buen Dios te lo dio, úsalo! ¡Di lo que piensas, no te calles!” Francis vive en su casa y es cuidada por una de sus nietas.

Según TODAY, la mujer permanece en su cama y tiene algunos problemas de memoria, pero en general se mantiene alerta y reconoce a su familia.

Su nieta, Ethel Harrison, precisó que siempre fue cuidadosa con su dieta y lo sigue siendo. “Siempre cultivó sus verduras en el patio trasero. Nunca la vi ir a un restaurante de comida rápida ni a todos los lugares a los que me gustaba ir. Ella nunca hizo eso”, agregó su nieta.

También dijo que cuando iba a la casa de su abuela, sin importar el día de la semana, ella estaba cocinando. “Creo que eso también tuvo mucho que ver”, enfatizó.

Fe y un propósito. Francis ha sido miembro de la Iglesia Bautista Misionera Good Hope en Houston desde 1939 y asegura que es Dios quien la mantiene aún viva. Es una mujer optimista. Nunca fumó ni bebió alcohol. Caminó regularmente hasta los 90 años.

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Noticias Recientes