fbpx
77.7 F
Houston
sábado, abril 13, 2024
InicioTurismoLa elegante y señorial Lisboa

La elegante y señorial Lisboa

Lisboa figura entre las 20 ciudades más bellas del mundo. Y orgullosamente lo es: limpia, elegante, señorial, renacentista y moderna. Como muchas ciudades europeas, Lisboa es el producto cultural y arquitectónico de todas las civilizaciones mediterráneas

Los fenicios fundaron la ciudad e hicieron de ella un gran puerto comercial. Otros historiadores sostienen que los fundadores fueron los griegos. Avalaría esta segunda afirmación el hecho de que el nombre primitivo de la ciudad fue Olissipo, que vendría de Ulises su fundador, quien aquí recaló al regresar de Troya.

Visitar la tierra de los alfacinhas, o sea lechuguitas, como llaman familiarmente a los lisboetas porque en la antigüedad hubo inmensos cultivos de esta planta en el lugar, debe ser una meta de los amantes de los viajes. Los romanos (en esa época, Portugal se llamaba Lusitania) y los árabes dejaron aquí importantes huellas. Entre 1580 y 1640, Portugal estuvo unida a la monarquía española.

El popular chascarrillo dice que, si esta unión volviera a darse, el rey de España reinaría sobre españoles y lusos. El nombre moderno de la ciudad viene de la época de la dominación árabe: al-Lixbuna.

La ciudad se distribuye en siete colinas y la domina desde una de ellas el castillo de San Jorge. Lisboa es rica en enormes y bellísimas plazas, lujosos castillos y monumentos y numerosas iglesias.

Los lisboetas no olvidan el devastador terremoto de 1577 que destruyó prácticamente la ciudad y dejó entre 60 mil y 100 mil muertos, y menos aún olvidan al marqués de Pombal, quien la reconstruyó, y por calles distribuyó a los artesanos: plateros, zapateros, joyeros y comerciantes. La orden del marqués luego del terremoto fue: “Enterrar a los muertos, dar de comer a los vivos y cerrar los puertos”.

En la parte baja de la ciudad están las plazas de Rossio, Restauradores y Comercio. En la primera se yergue en altísima columna la estatua de Pedro IV, que también fue Pedro I, emperador de Brasil. La Rua Augusta, la más famosa de la ciudad y que remata en el Arco de Triunfo, que a su vez da entrada a la inmensa plaza Comercio, rodeada toda ella de palacetes y en cuyo centro se levanta la estatua de Dom José I, que reinaba en la época del te-rremoto.

Lisboa es uno de los destinos turísticos más visitados por los brasileños en el continente europeo. Los visitantes de otros países también se rinden a los encantos de la bella y romántica ciudad.

En fin, Lisboa es una ciudad histórica, que concentra construcciones clásicas y modernas, una excelente gastronomía, temperatura amena y muchas atracciones durante el día y también por la noche.

Lisboa fue elegida como la ciudad mundial con mejor diseño al comienzo de 2017. Entre las ciudades competidoras estaban San Francisco y Washington, Shenzhen, en China, y Viena, en Austria. Y antes de la pandemia volvió a ganar.

Entre las atracciones más elogiadas en cuanto a diseño en Lisboa se encuentra el nuevo Museo de Arte, Arquitectura y Tecnología (MAAT), diseñado por la artista Amanda Levete, inaugurado en 2016. Es considerado uno de los nuevos puntos turísticos más visitados de la región.

Hay mucho para hacer y ver en Lisboa, que está repleta de hermosas áreas verdes con más de cien parques, jardines y quintas. Incluso, en esta ciudad surgió el primer jardín botánico portugués: el Jardín Botánico de Ajuda, que posee una superficie de 3,5 hectáreas, con una arquitectura que sigue los modelos renacentista y barroco.

Otro punto destacado arquitectónico de la ciudad es el Monasterio de los Jerónimos o Monasterio de Santa María de Belén, de la Orden de San Jerónimo. Se construyó en el siglo XVI y se encuentra en la zona de Belém. El Monasterio de los Jerónimos fue declarado Patrimonio Mundial por la Unesco, junto con la Torre de Belén. En 2007 fue elegido como una de las siete maravillas de Portugal.

Y hablando de la Torre de Belén, esta postal de la capital de Portugal también es una parada obligatoria para cualquier turista que se precie. La torre de Belém o torre de Belén en algunos escritos, es una antigua construcción militar situada en la ciudad de Lisboa. Es obra de Francisco de Arruda y Diogo de Boitaca, constituye uno de los ejemplos más representativos de la arquitectura manue-lina. Cuando dejó de servir como defensa de invasores en el estuario del río Tajo se utilizó como prisión, como faro y también como centro de recaudación de impuestos para ingresar a la ciudad.

Se encuentra en la orilla derecha del Río Tajo, en el lugar en el que existía la Playa de Belén. Es un monumento y un ícono de la arquitectura del reinado de Manuel I de Portugal. En los cuatro pisos de la torre se encuentran la Sala del Gobernador, la Sala de los Reyes, la Sala de Audiencias y la Capilla con sus características bóvedas quinientistas.

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Noticias Recientes