fbpx
79 F
Houston
sábado, junio 22, 2024
InicioEditorialGracias por siempre, presidente Uribe

Gracias por siempre, presidente Uribe

Al final del segundo gobierno de Uribe, la economía crecía vigorosamente, el desempleo era reducido, la pobreza retrocedía y la inversión era pujante, como nunca en las tres décadas anteriores. Entonces se produce lo inesperado. Santos decide enviarles a las Farc agonizantes un balón de oxígeno. Al mismo tiempo que se realizaba la entrega de La Habana, el santismo puso todo su empeño en liquidar políticamente a Uribe. El resultado, hoy el futuro económico del país es incierto, y grandes las amenazas a la libertad y la democracia bajo un gobierno de extrema izquierda que asume el 7 de agosto

El próximo 7 de agosto se cumplen 20 años de la investidura presidencial de Álvaro Uribe. Tres minutos después de que ingresara a pronunciar el discurso de posesión, las Farc lanzaron 14 proyectiles de 120 milímetros contra el recinto del Congreso, causando 17 muertos y 67 heridos.

Hoy las Farc tienen cinco senadores y cinco representantes y su aliado, Petro Urrego, asume el poder, con holgada mayoría para gobernar. Uribe, entre tanto, está en el peor momento de su vida política, desprestigiado y perseguido judicialmente, con un partido disminuido y desorientado.

Después de los ocho años de los gobiernos ineptos de Samper y Pastrana, las Farc estaban a punto de tomarse el poder. De la guerra de guerrillas habían pasado a la guerra de posiciones, se habían tomado ya una capital de departamento y sobre las principales ciudades habían tendido cercos estratégicos. La economía estaba en ruinas; el desempleo, desbordado, y la inversión, casi inexistente. Estado fallido era la expresión preferida por los medios internacionales para referirse a Colombia.

Al final del segundo gobierno de Uribe, la economía crecía vigorosamente, el desempleo era reducido, la pobreza retrocedía y la inversión era pujante, como nunca en las tres décadas anteriores. Las Farc estaban derrotadas estratégicamente; sus principales dirigentes, neutralizados; sus fuerzas remanentes, refugiadas en lo más pro-fundo de la selva; el cerco a las ciudades había sido levantado y los colombianos podían viajar libremente a cualquier sitio del país.

Entonces se produce lo inesperado. Santos decide enviarles a las Farc agonizantes un balón de oxígeno con su hermano Enrique. Empiezan las conversaciones de La Habana basadas en una agenda confeccionada en secreto por Enrique y sus compadres de las Farc. Al mismo tiempo que se realizaba la entrega de La Habana, el santismo puso todo su empeño en liquidar políticamente a Uribe. Le arrebataron su partido y emprendieron la más pavorosa persecución judicial contra sus seguidores.

Uribe reacciona y en cuestión de semanas monta un nuevo partido, el Centro Democrático, y en las legislativas de 2014 se hace con una importante representación parlamentaria, pero el candidato de su partido a la presidencia es derrotado en segunda vuelta mediante un gigantesco fraude. En 2018, el Centro Democrático mantiene su bancada en el Congreso y su candidato, Iván Duque, es elegido presidente.

Con feroz persecución judicial, los enemigos de Uribe lograron su objetivo de sacarlo de la política y la alianza de todos ellos —petristas, gaviristas, samperistas, verdes, fajardistas, santistas, farianos, etc.— se apresta a gobernar después de haber derrotado a su disminuido partido, que no alcanzó a tener candidato propio en la presidencial.

Después del 7 de agosto, el futuro económico del país es in-cierto, y grandes las amenazas que se ciernen sobre la libertad y la democracia bajo un gobierno de extrema izquierda.

En todo caso, cualquier cosa que ocurra, gran parte de los colombianos siempre estarán agradecidos con el presidente Uribe por habernos ahorrado a los colombianos por lo menos 20 años de dictadura comunista de las Farc.

Elcolombiano.com

NOTICIAS RELACIONADAS

Noticias Recientes