fbpx
86.8 F
Houston
jueves, mayo 23, 2024
InicioTurismoBelice y sus arrecifes

Belice y sus arrecifes

Belice ha sido bendecido con una inmensa diversidad de hábitats marinos, lo que ha resultado en que la UNESCO le haya otorgado el estatus de Patrimonio de la Humanidad a la Barrera de Coral de Belice. Esta barrera de coral es la más grande en el hemisferio norte y occidental, abarcando 185 millas de aguas turquesas de Belice.

Unos dicen que es la Isla Bonita de Madonna, otros lo dudan. Ambergris Caye está a 58 kilómetros de Belice y a hora y media, en barco, desde Chetumal. Forma parte del Sistema de Reservas de la Barrera del Arrecife de Belice, salpicado por más de 450 isletas y cayos.

Debido a la protección del arrecife a lo largo de Belice, las aguas frente a la costa son un santuario para los entusiastas de los deportes acuáticos. El arrecife es el principal destino turístico de Belice, popular para el buceo y el esnórquel, que atraen a un gran número de visitantes cada año. El arrecife también es vital para la industria pesquera del país.

El Arrecife de Belice se encuentra a pocos kilómetros de la costa de Belice y forma parte de la mayor barrera mesoamericana, sólo superada por la Gran Barrera de Coral de Australia. Es el hogar de cientos de especies de coral y peces, y es un lugar de interés para buceadores, submarinistas y biólogos de todo el mundo.

Bajo un mar transparente se guarda un valioso tesoro: un bosque coralino, con sus montañas y cañones -que también se integran al Gran Arrecife Mesoamericano, el segundo más grande después de la Gran Barrera de Coral australiana-, hogar de tortugas de carey; tiburones nodriza, coralinos y de punta negra; mantarrayas y 500 especies de peces que estallan en rojos, azules, amarillos, naranjas tornasolados y en fucsia.

Volvemos a la isla de Madonna, Ambergris Caye. Su pueblo se llama San Pedro, de arquitectura caribeña y alegre, donde los viajeros se mueven en carritos de golf y donde se contratan paseos en kayak, clases de buceo, lanchas con fondo de cristal y tours para esnorquelear.

Es la isla más concurrida y con más hoteles: desde cabañitas rústicas, tipo palafitos, hasta alojamientos de lujo como el Victorian House, una propiedad al estilo de las plantaciones de época. Hay buenos restaurantes como Elvi’s Kitchen y bares animados en la playa como el Ramon’s Village, del hotel Banana Beach.

En cambio, la vida en Caye Caulker, a 10 minutos, en barco, de San Pedro, es más calladita y bohemia, más económica y hippie. Se ha convertido en el refugio de músicos y pintores extranjeros.

A media hora de San Pedro apareció una de las joyas más preciadas de Belice, el Blue Hole, el Gran Agujero Azul, uno de los cuatro sitios imperdibles para bucear, según lo dictó Jacques Cousteau. Es un cenote de 123 metros de profundidad y de circunferencia casi perfecta, en el centro de un atolón llamado Lighthouse Reef. Sólo es para buzos experimentados. En la superficie está permitido esnorquelear para toparse con tiburones ballena, tiburones martillo, tortugas y corales. También llegan a este lugar lanchas con piso de cristal.

Disfrute de la navegación de recreo

Navegue por las resplandecientes aguas azules de Belice, donde le aguardan una belleza serena y una exótica vida marina.

Con islas vírgenes y ecosistemas diversos, Belice ofrece una experiencia sin igual para los amantes del mar abierto. Tanto si es un navegante experimentado como un aventurero novato, esta joya tiene el lienzo perfecto para una escapada en barco memorable.

Hay varios puntos de entrada para los navegantes de recreo, cada uno de los cuales ofrece una puerta de acceso a las fascinantes maravillas costeras de Belice. De norte a sur, estos puntos de entrada incluyen Ciudad de Belice, Punta Gorda y San Pedro, y ofrecen la oportunidad de explorar las facetas culturales y paisajísticas del país.

Belice es famoso por sus pintorescas islas, esparcidas como joyas por el mar Caribe. Tanto si le gusta el estilo de vida animado y divertido de San Pedro Town como si prefiere relajarse en el paraíso “Go Slow” de Caye Caulker, estas islas del norte atraen a los viajeros con su colorido entorno y sus refrescantes playas. También puede optar por una experiencia impresionante en el atolón Turneffe, a una hora de Belice, con fascinantes ecosistemas acuáticos que le dejarán boquiabierto. Las islas del sur de Belice son famosas por su innegable belleza, con una arena blanca nacarada y unas aguas cristalinas inigualables. Moho Caye, South Water Caye, Sapodilla Caye y muchas otras constituyen la escapada perfecta para relajarse y rejuvenecer tomando el sol bajo la sombra de una palmera.

Desde el Gran Agujero Azul al Callejón de las Rayas Tiburón, la Reserva Marina de Hol Chan, el Arrecife de Glover y muchos de los lugares más bellos del país, el mar le llama a la aventura cada día mientras navega en Belice.

En tierra firme

Además de explorar las encantadoras aguas beliceñas, Belice ofrece aventuras en tierra firme que combinan naturaleza y cultura. Recorra la exuberante selva tropical, planeando como un pájaro mientras experimenta la emoción de la tirolina. Sumérjase en la historia visitando antiguos templos mayas como Altun Ha o Xunantunich. Continúe su viaje histórico con una experiencia cultural, deleitándose con deliciosas cocinas tradicionales. Explorar Belice continental hará que su viaje marítimo sea inolvidable.

Hasta 1973, el territorio de lo que hoy es Belice fue conocido como “Honduras Británica”, el nombre que tuvo durante el tiempo que fue colonia de Reino Unido.

Piratas y colonos propiciaron que el territorio se convirtiera en colonia inglesa desde el siglo XVI hasta el 21 de septiembre de 1981, cuando oficialmente declaró su independencia. Más allá de la historia, Belice se mantiene, para muchos, como un sitio enigmático.

En este país la monarca era conocida como “la reina de Belice” y, aunque realmente no influía en sus decisiones gubernamentales, algunos antiguos protocolos se mantienen.

El gobernador es designado por la reina (rey) y permanece en el cargo mientras conserve su confianza. Sin embargo, la admi-nistración del país es tarea del primer ministro, su gabinete y el sistema de alcaldes. Belice es el territorio de la Commonwealth donde más personas hablan español. De hecho, lo hace más de la mitad de la población. Pero, se hablan por lo menos tres idiomas, pues al inglés y español hay que agregar el creole

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Noticias Recientes