fbpx
68.2 F
Houston
domingo, enero 29, 2023
InicioEditorialEl Australia del Perú

El Australia del Perú

La destitución y juicio al expresidente electo del Perú, Pedro Castillo, ha sido la gran noticia de la semana. El torbellino político que ha generado, a pesar del nombramiento de su vicepresidenta a la cabeza del Estado, ha llegado al extremo de que su abogado, Guillermo Olivera, aseguró que Castillo estaba sedado cuando anunció la disolución del Congreso.

El caso Castillo ejemplifica un Perú con dos visiones de país radicalmente diferentes. Por un lado, el Perú que juega con las reglas del mercado para desarrollarse y que le ha permitido estar a la vanguardia del desarrollo de Latinoamérica, especialmente en sectores como la minería, el agropecuario y la pesca. Por otro lado está el Perú de las raíces ancestrales, cuya visión está alejada del desarrollo y que se alinea con la izquierda latinoamericana. Prueba de ello son los mensajes de apoyo al golpista Castillo, rechazados por la institucionalidad peruana, de los líde-res de la izquierda más cuestionada del continente, Días Canal de Cuba, Maduro de Venezuela, López Obrador de México y Petro de Colombia.

Sin embargo, no debemos olvidar que el Perú político no es el único Perú y está lejos de ser el Perú que mejorará el nivel de vida de la población. Paralelamente, la sociedad civil y el empresariado quieren ver un Perú más productivo e igualitario, y el único camino para llegar allá es tener unas reglas del juego claras desde lo político que permitan el emprendimiento y la creación de valor social y riqueza. Sin esta última es imposible redistribuir y lograr una sociedad más igualitaria.

Se puede concluir sin temor a equivocarse que hace varias décadas la clase política no ha estado a la altura del país. En términos futboleros la clase política se ha vuelto el Australia del Perú, que le impidió ir al mundial de Catar. Intentos de golpe como el de Castillo, gobiernos como el de Alan García y los seis presidentes que han desfilado en los últimos seis años, demuestran que las pugnas de unos pocos por el poder generan la necesidad de implementar una nueva institucionalidad que facilite el desarrollo. El foco de las noticias debería estar en la mejora de la calidad de vida de los peruanos y no en las rencillas de poder.

Vanguardia.com/opinión

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias