fbpx
74.3 F
Houston
martes, diciembre 6, 2022
InicioMundo EsotéricoSímbolos y rituales del otoño

Símbolos y rituales del otoño

Si hay algo que la naturaleza puede enseñar con maestría es el equilibrio, a través de sus ciclos eternos muriendo y renaciendo nos invita a conectarnos en armonía con ella, el otoño como las demás estaciones tiene un simbolismo con enseñanzas para la vida cotidiana

Tanto el otoño como la primavera comienzan con los Equinoccios que son los momentos del año solar en los que el día y la noche se igualan en duración. Este evento astronómico tiene un impacto en nuestra psique, como siempre decimos aquí: como es arriba es abajo y lo que sucede a la naturaleza en el otoño también nos sucede a nosotros y, ¿Qué es lo que sucede en el otoño?

Observemos: en primer lugar toda la naturaleza comienza a prepararse lentamente para resistir el largo invierno. Sabemos que durante este momento de equilibro las fuerzas de luz y oscuridad tienen la misma intensidad, sin embargo la oscuridad comenzará a ganar terreno a medida que el invierno se aproxima; en otoño podremos observar como los animales se preparan para hibernar, las hormigas por ejemplo trabajan frenéticamente para guardar todo lo que les pueda servir en la temporada fría.

Los rituales del otoño

En diversas culturas el inicio del otoño se celebra desde la antigüedad, siendo una de las más conocidas la festividad pagana de Mabon, que es una celebración en honor al Dios Galés Maybowhn, conocido también como el Dios de las viñas.

La leyenda galesa nos cuenta que cuando Mabon tenía tan sólo tres días de edad, fue robado del lecho de su madre y mantenido prisionero y fue gracias a la sabiduría del ciervo, el búho, el águila, el mirlo y el salmón, todos ellos animales de poder que fue liberado para regresar al vientre de Modrón y renacer como un guerrero de la luz gracias a toda la sabiduría aprendida durante su cautiverio.

Otros rituales del Equinoccio de otoño

Los druidas también celebraban este equinoccio y lo denominaban Mea´n Fo´mhair y en ella honraban al Dios del Bosque ofreciendo libaciones de sidra y vino a los árboles.

Mabon también es celebrado con otros nombres tales como: Winter Finding, Alban Elfed, Colecta del vino, Cornucopia, Festival de Avalon o Festival de la Segunda Cosecha.

Los celtas acostumbraban a recoger manzanas frescas para depositarlas luego en los monumentos funerarios como una forma de honrar a los ancestros y seres místicos que habitaban el otro mundo.

En Irlanda uno de los rituales de otoño consistía en elegir un hombre al azar para recolectar los últimos frutos de la cosecha, cuando cortaba el último haz, debía trenzar una figura que simbolizara el espíritu de la tierra, para ello se trenzaba una muñeca de maíz, el otoño es una época especial para cosechar y pisar la uva, hacer coronas de hierbas en honor al Dios del Bosque, confeccionar muñecas de mazorcas de maíz que representan la fertilidad de la Diosa, su protección y generosidad, así también pueden elaborarse cornucopias de la abundancia.

Significado espiritual del otoño

Ahora bien, durante el otoño podemos realizar diferentes tipos de trabajos simbólicos que nos ayuden a conectar con las dos lecciones principales que debemos aprender de ella, por un lado “aprender a soltar” Si prestamos atención a lo que ocurre durante el otoño podremos comprender que tenemos que renunciar y deshacernos de lo que no nos ayuda a crecer, el desapego liberador de aquellas relaciones, actitudes y comportamientos tóxicos que nos estancan. Sólo cuando limpiamos y nos vaciamos podemos dejar lugar para nuevas oportunidades, nuevas relaciones, nuevos amaneceres, en ese sentido, es conmovedor apreciar la Fe de los árboles que aún quedándose sin hojas y desnudos en el invierno saben que volverá una primavera que los encontrará renovados y más fuertes. Ésta época del año nos invita a deshacernos, soltar y dejar ir todo lo innecesario para nuestro caminar hacia adentro de nosotros mismos.

Por otra parte el otoño nos enseña “a guardar lo importante”, porque el invierno se acerca y solo las cosas esenciales mantendrán el calor en los meses (momentos) de frío y oscuridad, por eso una de las actividades principales del otoño es guardar el alimento para hibernar en invierno, guardamos las mejores semillas de la última cosecha para poder sembrarlas nuevamente cuando llegue el momento propicio en el invierno, guardamos el alimento y la leña (el calor) que nos ayudará a soportar los días fríos, pero ya sabemos que todo es símbolo, el alimento no se trata solo de comida para el cuerpo, también nos referimos aquí al alimento que el alma necesita para soportar los momentos oscuros, esa pequeña luz que debe estar siempre encendida, la esperanza que no debemos perder jamás.

En síntesis vemos el simbolismo del otoño se vuelve literal cuando nos recuerda que para sobrevivir en invierno es necesario soltar: los árboles sueltan las hojas para ahorrar energía, las hormiguitas guardan lo importante, la naturaleza entiende que debe comenzar a hibernar, se repliega, “se queda en su casa” y espera la primavera, aprendamos las lecciones del otoño, entendamos que si Natura se queda, nosotros también podemos hacerlo, porque a su tiempo todo renacerá y esa es la promesa de la primavera.

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias