fbpx
71.8 F
Houston
domingo, mayo 19, 2024
InicioCulturaPoesía LA SIESTA DE LA FIESTA

Poesía LA SIESTA DE LA FIESTA

Por Frank Cortazo
Por fin, la fiesta, a la media noche, terminó
Y, solo, el silencio fue lo que permaneció
Sobre el área en donde, ya, aquel violín
Y las guitarras dieron a, su música, el fin.
Regados hay pedazos de piñatas que, al ver,
Quedaron sin moverse en el suelo al caer,
Papeles de colores destrozados al pegar
Los golpes que producirían dulces de llevar.
Las mesas con manteles blancos, vacías, están,
El aire libre al silbarles un suave refrán
Y en el suelo botes y botellas de tomar
Descansan donde, sin pensar, se fueron a tirar.
La voces no se oyen entre la intensidad
Del poder de la noche que, con su oscuridad,
Oculta todo hasta cuando, bajo su control,
La luz del nuevo día sea dada por el sol.
La fiesta, en su siesta de la noche, quedará
Y en ese estado todo permanecerá
Al descansar otro evento de celebración
Y la gran alegría dada por cada canción.
Copyright©Frank Cortazo

SIN PROMESAS
Por Eliana Onetti
No tienes por qué darme,
vida mía,
promesas de cariño duradero.
Me tienes a tu lado
porque quiero.
A cambio, no te pido garantía.
Vivamos el presente
sin sonrojo,
sin siquiera pensar en el futuro.
¡Amor es tan fugaz,
tan inseguro
Como un batir de alas
o un antojo!
Por eso, por voluble y caprichoso,
Precisamente por impredecible,
es, cuando lo tenemos,
¡tan hermoso!
No quiero juramentos.
Preferible es que sintamos
juntos este gozo,
¡ya sea temporal o inmarcesible!

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Noticias Recientes