fbpx
76.9 F
Houston
domingo, febrero 25, 2024
InicioTurismoDe visita en Canadá, lo que no puede perderse de ver

De visita en Canadá, lo que no puede perderse de ver

Canadá es el segundo país más grande del mundo después de Rusia. Originariamente fue una unión de antiguas colonias francesas y británicas, que colonizaron un país habitado por varias culturas autóctonas. Se han hayado restos que demuestran que los vikingos visitaron la costa atlántica de Canadá en torno al año 1000. Hoy en día es uno de los países más multiculturales y multiraciales del mundo, con más de 200 etnias y más de 100 nacionalidades. Canadá cuenta con grandes y bellas ciudades modernas y cosmopolitas, como Toronto, Montreal y Vancouver; además tiene algunos de los sitios naturales más impresionantes del planeta, como las cataratas del Niágara, miles de lagos y legendarias montañas rocosas.

Montreal es apodada “la ciudad de los santos” y la “ciudad de los cien campanarios” por sus gran cantidad de bellas iglesias y templos. Cerca del 84% de la población de Montreal es católica, dadas las raíces francesas (aunque también existe un elevado número de descendientes italianos, irlandeses y portugueses); no obstante, la mayoría no son practicantes. Montreal es muy multicultural y también existen comunidades protestantes, musulmanas, budistas, etc. Hay cuatro basílicas católicas: la Catedral Marie-Reine-du-Monde, la Basílica de Notre-Dame, la Basílica de San Patricio y el Oratorio de San José. Esta última es la iglesia más grande de Canadá y su cúpula es la más grande del mundo después de la Basílica de San Pedro en Roma.

Los viajeros que quieran visitar Canadá pueden hallar aventuras al sumergirse en las maravillas de la naturaleza, agua y vida salvaje sin tener que sacrificar la comodidad.

Déjate hipnotizar por la aurora boreal y regresa a Yellowknife, NWT a tomar un Martini. Empápate en las Cataratas del Niágara, ON, y come en una bodega de vinos en Niagara-on-the-Lake. Con una anchura de 1.000 metros y 54 metros de caída, las Cataratas del Niágara se encuentran localizadas entre las fronteras de Canadá y Estados Unidos y constituyen uno de los espectáculos naturales más bellos del mundo. Se encuentran situadas a 650 kilómetros de Nueva York.

Nombradas por la tribu iroquesa con la palabra “Niágara”, que viene a significar “trueno de agua”, las Cataratas del Niá-gara son un destino único en el mundo que cada año atrae a millones de turistas.

Ve osos polares en el día y disfruta una cena gourmet en la noche. Practica heli-esquí en las Rocallosas en la mañana y pasa la tarde en un spa.

Aquí te dejamos 5 opciones diferentes para disfrutar en Canadá, un país que nunca acaba.

Catedral de Notre-Dame de Montréal: El Notre-Dame de Montreal, situada en el distrito de Ville-Marie en la ciudad de Montreal, es la iglesia-madre de Montreal. Auténtica galería de arte religioso, la riqueza de sus adornos no tiene equivalente en Montreal.

La Fresque des Quebecois : En la Place Royale verás un gran mural, en el lado de una casa, de más de 400 metros cuadrados en el que se representan muchos personajes históricos de Quebec, situados en las ventanas, puentes y elementos de una calle de Quebec. Frente a él hay un panel en el que los podemos identificar a todos. Es como un gigantesco muro en el que verás a mucha gente fotografiarse.

Faro Point-a-la-Renommee: Situado en la costa norte de la península de Gaspesie en Quebec (desembocadura del río San Lorenzo), es uno de los faros más bonitos de la región.

Ademas de ser un espectacular faro, Marconi instaló aquí la primera estación marítima de radio de Norteamérica. Si se desea se puede visitar el interior con una exposicion sobre las comunicaciones por radio.

Tadoussac – Fiordo Río Saguenay: Lugar tranquilo, precioso y de una naturaleza espectacular. El avistamiento de ballenas, belugas, focas, entre mucha otra fauna marina, dan a esta zona un aura mágica que nadie puede perderse. Impres-cindible ir bien abrigado, aunque vaya en agosto.

Sherbrooke: Situada lejos del eje del río Saint Laurent sobre el cual se encuentran las ciudades de Montreal y Québec, la ciudad de Sherbrooke, rodeada por lo que los locales llaman montañas, y que yo consideraría más bien altas colinas, vale la pena.

Su centro, poblado de bares, panaderías de calidad, restaurantes diversos (tanto por los precios, como por las regiones del mundo representadas),vive al ritmo de la vida estudiantil, puesto que la ciudad alberga la Universidad de Sherbrooke. El pequeño lago, los dos ríos, las subidas y bajadas de las calles hacia puntos panorámicos interesantes, son otros tantos aspectos pintorescos de esta ciudad provincial.

Descubre más rincones en una país lleno de ofertas culturales y propuestas gastronómicas y hoteleras que te encantarán.

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Noticias Recientes