85.9 F
Houston
lunes, septiembre 26, 2022
InicioEditorialCÓMO LIQUIDAR A MADURO SIN DISPARAR UN TIRO

CÓMO LIQUIDAR A MADURO SIN DISPARAR UN TIRO

Por Emilio Martínez Paula

Aunque estas líneas parezcan un sue­ño difícil de lograr, tal vez si las lee­mos con cuidado encontremos razones para pensar que hay técnicas de lucha para sacar a Maduro de un poder que ha adquirido haciendo trampas. Como todos sabemos en Venezuela hay una dictadura, calcando las maniobras de Chávez, cada vez más brutal, con un saldo de más de cuarenta estudiantes muertos y cientos de presos, entre los que se destaca Leopoldo López, y amenazados y perseguidos como María Corina Machado, despojada de su cargo en la Asamblea Popular y a la que le han prohibido salir de Venezuela y que en cualquier momento también terminará en la cárcel.

Los venezolanos han tomado las calles pací­ficamente para exigir libertad y respeto a los derechos humanos, pues el pueblo no puede ex­presar libremente sus ideas, y todo indica que no hay soluciones para llegar a un acuerdo con Maduro y Diosdado Cabello que permita pensar en una solución por la vía electoral, pues el régi­men tiene todos los resortes para imponerse y permanecer en el poder, y repito: -permanecer en el poder- para siempre, pese a la valiente acti­tud de los estudiantes venezolanos y del pueblo en general. Las reuniones entre la oposición y Maduro, pese a que los opositores como Hen­rique Capriles y otros, expusieron sus puntos de vista con firmeza, no han llegado a soluciones ni parece que las alcanzarán.

No es sensato un golpe militar y que los generales tomen el mando, pues en una democracia el poder está, o debe estar, en manos de los civiles. Los militares tienen otras obligaciones. La posibilidad de que los soldados de la patria del Libertador puedan dar un golpe de Estado y convocar a un proceso electoral con todas las garantías y convocar a elecciones limpias, no se puede tener en cuenta pues todo indica que los altos mandos participan en el enriquecimiento y hasta en cierta forma en permitir que las FARC usen territorio venezolano como refugio para evadir al ejército colombiano y mantener cientos de seres prisioneros, como escudos humanos, para que el ejército no los pueda bombardear. Para muchos lectores, si han tenido la paciencia de leer estas líneas, no les decimos nada que ellos no sepan o puedan imaginar.

Sin embargo pueden estar interesados en sa­ber cómo explicamos las posibilidades de cómo se pueda eliminar a Maduro sin apelar a las ar­mas, que también es una posibilidad aunque por ahora un tanto remota.

El Movimiento Continental Pro Democracia se une a la lucha en este proceso para liquidar a Maduro y que en su caída arrastre lo malo que lo rodea, mediante un llamamiento a todos los países de gobiernos elegidos por el pueblo para que hagan pública su repulsa al régimen de Maduro y de otro sujeto más peligroso, Diosdado Cabello. Iniciaremos gestiones con el ex presidente Uribe, hoy senador, para lograr un acuerdo de que los gobiernos democráticos con representación en la OEA, y hasta sin contar con este organismo, generalmente inútil, tomen  la decisión de pedir a Maduro respeto para el pueblo venezolano, libertad de los estudiantes presos y de Leopoldo López y la restitución de María Corina Machado en la Asam­blea Popular, sin restricciones para salir y entrar en Venezuela.

El segundo paso: golpe contun­dente: exigir al presidente Obama que no compre más gasolina o petróleo al régimen de Maduro. ¿Razones? Pues que los Estados Unidos pagan 50 millones –repetimos- cincuenta millones de dólares todos los días al régimen que detenta el poder en Venezuela. ¿Es posible que no compren o que no le paguen durante tres meses a Maduro esos 50 millones diario por el petróleo? Claro que sí. Empecemos porque no se compre ni en Miami ni en Houston ni en ningún lugar de los Estados Unidos la gasolina producto del petróleo manejado por la dicta­dura de Maduro.

En muchos pueblos de los Estados Unidos hay estaciones de gasolina que son propiedad del Estado venezolano. Ese dinero va al bolsillo de Maduro y sus cómplices, no para el pueblo venezolano que no puede obtener tras largas filas los alimentos necesarios para la alimentación familiar. La dictadura de Maduro posee en numerosos lugares de los Estados Unidos gasolineras que bajo el nombre de Citgo venden gasolina y sus utilidades van a parar a los bolsillos de los Maduro y comparsa. La gasolina que vende Citgo no la compramos porque no me gusta hacerle el juego a una dictadura.

Ni a la de Maduro ni a la de los Castro. El Movimiento Continental Pro Democracia ini­ciará sus gestiones en reuniones con los sena­dores Marcos Rubio y Bob Menéndez, para pedirles juntar a otros senadores y represen­tantes de todos los partidos, para que se unan a esta campaña, y hemos iniciado el contacto con Otto Reich que durante el gobierno de Bush era Subsecretario de Estado para el Hemisferio Oc­cidental y hace un par de meses durante una en­trevista en que le preguntaron sobre los proble­mas de Venezuela, Otto Reich propuso que dada la situación económica del régimen de Maduro si no se pagan durante dos meses los cincuenta millones diarios que recibe, la economía de su gobierno se desploma y la de Cuba también, aunque lo ideal sería que no se le compre más, ya que esos 50 millones apenas cubría el 4% del consumo de los Estados Unidos que ya no necesita esa gasolina. Y no cruzarnos de brazo: exigirle a la ONU que investigue como se dis­tribuye el dinero que tiene Venezuela, que gastó millones y millones de dólares en comprar ar­mas a Putin, que es una amenaza para la paz del mundo.

¿Por qué Chávez regaló el petróleo del pueblo mientras Venezuela, una de las naciones más ricas del mundo, ahora vive en la pobreza? Venezuela terminará siendo otra dictadura igual a la de los Castro si no se hace un movimiento continental contra los Maduro y los Diosdado Cabello. Hay muchas armas para liquidarlos. Y a los venezolanos les sobra cor

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias