fbpx
71.5 F
Houston
miércoles, diciembre 7, 2022
InicioDestacadaBukele califica de “refrito” la investigación que sostiene que negoció con pandillas

Bukele califica de “refrito” la investigación que sostiene que negoció con pandillas

En 2020, funcionarios del mandatario salvadoreño se habrían reunido con integrantes de la Mara Salvatrucha-13, Barrio 18 Revolucionarios y Barrio 18 Sureños, según una información de El Faro, para obtener apoyo electoral y disminuir los homicidios

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, ha reaccionado a la investigación publicada por El Faro que le acusa de haber mantenido negociaciones con tres pandillas a cambio de mantener bajos los índices de criminalidad del país. Ha tachado las informaciones de “refrito” y ha sostenido que “no hay pruebas de nada”.

En varias publicaciones en su perfil oficial de Twitter, el mandatario salvadoreño ha afirmado que los “ataques” de la prensa “son contradictorios entre sí” y que sus discursos son “paradójicos”. “Primero que les violamos los derechos humanos [a los pandilleros], luego que les damos beneficios, luego que les violamos los derechos humanos y así, probando a ver qué les pega”, ha escrito.

La información publicada por El Faro se basa en documentación de la investigación llevada a cabo por la anterior administración de la Fiscalía, que aporta documentos gráficos, tales como audios, fotografías y testimonios, así como otras pruebas de las presuntas reuniones de funcionarios del Gobierno de Bukele con las pandillas.

En la causa de la antigua Fiscalía, de-nominada ‘Catedral’, constarían evidencias de negociaciones entre funcionarios de Bukele y las pandillas Mara Salvatrucha-13, Barrio 18 Revolucionarios y Barrio 18 Sureños que habrían tenido lugar en 2020 y en las que se habrían negociado beneficios carcelarios para los miembros en prisión a cambio de mantener bajos los índices de homicidio en todo el país.

Las negociaciones entre miembros de las organizaciones ‘terroristas’ Mara Salvatrucha-13 (MS-13), Barrio 18 Re-volucionarios y Barrio 18 Sureños y funcionarios federales se hicieron dentro de los penales de máxima seguridad de Zacatecoluca e Izalco Fase III, donde están detenidos los pandilleros, y tuvieron como objetivo “conseguir que el número de asesinatos en El Salvador mantenga su histórico desplome”, según reporta El Faro.

A cambio de eso, las pandillas plantearon una serie de demandas que incluyen mejoras en las condiciones de vida en la cárcel y beneficios para sus miembros en libertad.

Según la investigación, Osiris Luna, director de Centros Penales, fue quien autorizó la entrada de personas en-capuchadas y enmascaradas a los penales. Los encapuchados eran generalmente funcionarios de la actual Dirección de Reconstrucción del Tejido Social, dirigida por Carlos Marroquín, quienes entraban sin registrarse o identificarse.

NOTICIAS RELACIONADAS

Últimas Noticias