Trump Será el Presidente # 45 de Estados Unidos

0

El republicano Donald J. Trump ganó la carrera a la Casa Blanca y desmintió todos los pronósticos que auguraban una victoria de su rival demócrata. Su discurso de cambio fue más importante para millones de votantes que sus insultos a mexicanos, sus palabras contra los musulmanes o las acusaciones de acoso sexual que pesan contra él.
Empujado por el apoyo de los hombres, las personas mayores y los votantes blancos sin estudios, el candidato batió a Hillary Clinton y a la poderosa maquinaria demócrata, que movilizó a dos presidentes y a una primera dama para evitar que el republicano llegara al poder.
Con la mayoría republicana en el Senado y en la Cámara de Re-presentantes, Trump acabará con el bloqueo legislativo del Capitolio, lo que le permitirá sacar adelante sus propuestas y cubrir la vacante en el Supremo con un juez conservador.
Su promesa de construir un muro en la frontera con México y de deportar a todos los indocumentados tendrá un impacto en millones de familias. Su intención de renegociar los acuerdos comerciales, su retórica aislacionista y su nula experiencia de gobierno dibujan un paisaje muy incierto que hizo desplomarse al dólar y asustó a los inversores de Wall Street.
Trump derrribó la inmensa ma-yoría de los sondeos, que auguraban una victoria de su rival. Perdió Nevada y Colorado pero ganó estados en disputa como Florida, Iowa, Ohio o Carolina del Norte y sorprendió arrebatando a Clinton varios estados del Medio Oeste industrial.
Un discurso conciliador
El ganador llegó al hotel donde estaban reunidos sus seguidores unos minutos antes de las 3:00 de la mañana acompañado de su familia, de su segundo Mike Pence y de su entorno más cercano. Desveló que su adversaria le había llamado para felicitarle y elogió su “servicio público” a su país.
“Ha llegado el momento de estar unidos como un solo pueblo”, dijo Trump. “Prometí que sería el presidente de todos y eso es importante para mí. Les pido su ayuda para trabajar juntos. Esto no era una campaña sino un movimiento hecho de miles de personas trabajando por construir un futuro mejor para sus familias. Mañana mismo empezaremos la tarea urgente de reconstruir nuestra nación”.
El presidente electo intentó transmitir un mensaje de tranquilidad a los aliados de Estados Unidos: “Lo primero será Estados Unidos pero seremos justos. Buscaremos amistades y no conflictos”. También recordó algunos detalles de su programa y puso el énfasis en un punto que comparte con los demócratas: la reconstrucción de las carreteras, ferrocarriles y puentes del país: “Vamos a reconstruir nuestra infraes-tructura y será la mejor del mundo. Para hacerlo pondremos a millones de personas a trabajar”.
Una campaña irrepetible
Los políticos, los historiadores y los periodistas se mofaron de Trump cuando lanzó su candidatura a la Casa Blanca en junio de 2015. Había amagado tantas veces que muchos creyeron que no tendría ninguna opción. Pero su discurso populista y su perfil de empresario de éxito atrajeron la atención de millones de votantes blancos sin estudios, que lo percibieron como un outsider llamado a acabar con la parálisis y con la corrupción.
Con un Congreso a su favor
Los republicanos conservaron el control de ambas cámaras del Congreso de Estados Unidos en los comicios legislativos que se celebraron en paralelo a las elecciones presidenciales. Esto significa que los conservadores dominarán el Legislativo al menos los próximos dos años, lo que le permitirá al republicano Do-nald Trump un cómodo mandato en la Casa Blanca. Ventaja que el actual presidente, Barack Obama, no pudo disfrutar en sus últimos años en el Salón Oval.
La hispana Catherine Cortez-Masto consiguió conservar para los demócratas el asiento del hasta ahora líder de la minoría demócrata, Harry Reid, quien desde hace décadas representa a Nevada en la Cámara Alta estadounidense pero se retira en este ciclo electoral. Con ella,  Estados Unidos contará con la primera senadora latina de la historia.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY