Pasos Para Prevenir y Detectar el Abuso Sexual Infantil

0

El caso de Nassar se perpetuó gracias a una cadena de fa-llas malintencionadas (acallar acusaciones, detener investigaciones), pero también a la falta de prevención y entrenamiento para detectar las señales del abuso sexual infantil. Por eso es importante que padres y cuidadores tengan herramientas para prevenir el abuso en niños y jóvenes.
1. Conoce los datos: 1 de cada 10 niños sufrirá abusos: El primer paso es fami-liarizarse con las estadísticas. 1 de cada 10 niños sufrirán abusos y el 90% de los abusadores son personas conocidas por el niño o por la familia. Es importante recalcar que la idea de que los extraños son un peligro ( stranger danger) es una falacia, solo representa el 10% de los abusos. En el 60% de todos los casos el perpetrador es un adulto y en el 40% es un joven mayor o que ejerce poder sobre la víctima. El 20% de los niños serán abusados antes de cumplir 8 años.
2. Minimiza las oportunidades: Los padres y cuidadores deben aprender a reconocer situaciones que no son seguras para los niños. Por ejemplo, si un entrenador está con los niños a puerta cerrada en una habitación sin ventanas, si un pediatra pide a los padres que salgan de la habitación para examinar a los niños.
3. Habla sobre abuso sexual con tu hijo: Debemos alentar a los adultos a hablar sobre ello con los niños cuanto antes, cuanto más jóvenes mejor. A los niños pequeños hay que enseñarles el nombre anatómico de las partes de cuerpo, hay que hablar de vagina y pene. Hay que ponerse al nivel de sus ojos para no intimidarles y explicarles que la vagina y el pene solo se los pueden tocar ellos o sus cuidadores cuando les bañan o les limpian y que si alguien les toca en esas zonas tienen que decirlo porque les vamos a creer. El objetivo es pasar de ser una sociedad que tiene miedo de hablar sobre abuso sexual infantil a una sociedad que tenga miedo de no hablar sobre ello.
4. Reconoce las señales: Las señales físicas no son tan comunes .Y hay que tener en cuenta que muchos casos de abuso sexual no dejan ninguna marca física. Las señales psicológicas o de comportamiento tampoco son evidencia de que el niño esté sufriendo acoso, pero son pistas para los padres y cuidadores. Cambios drásticos en la personalidad o el desarrollo intelectual del niño deberían llamar la atención de los padres. La OMS aconseja poner el foco en: regresión en el comportamiento (comportarse como un niño más pequeño), retroceso en el aprendizaje y en la escuela, respuesta traumática aguda, irritabilidad, problemas de sueño, desórdenes alimenticios, problemas en el colegio, baja autoestima o comportamientos sexua-les inapropiados y recurrentes y dar nuevos nombres a los genitales.
5. Maneja la confesión: Se estima que solo el 38% de los niños abusados lo confiesa. Es muy difícil para los niños revelarlo y se sabe que si los adultos no están a la altura el niño no lo volverá a decir. Nunca se puede cuestionar al niño, hay que decirle siempre: Te creo, esto no ha sido culpa tuya. Hay que lidiar con responsabilidad y dar confianza al niño. Los niños no hablan a veces por miedo a que no les crean, aunque la cifra de falsos reportes es mínima: entre un 4% y un 8%. Otras veces no hablan porque no saben reconocer el abuso o creen que hay que pasar por ese trance.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY