Lo que se Sabe Hasta Ahora de la Emboscada en Níger

0

El pasado 4 de octubre, cuatro soldados estadounidenses murieron y dos resultaron heridos en Níger, país del África Occidental, luego de que su unidad –compuesta de 12 militares– fue emboscada por medio centenar de milicianos pertenecientes a un grupo vinculado, al parecer, al terrorista Estado Islámico (EI).
Hasta entonces, el público en general conocía muy poco de las operaciones de las fuerzas armadas de EE.UU. en Níger y aún quedan muchas interrogantes sobre las características y alcances de su mi-sión allí. Pero se ha dicho que la presencia militar estadounidense es para proveer entrenamiento a las fuerzas locales a fin de enfrentar una creciente actividad de grupos terroristas o vinculados a ellos.
Ese ataque, su trágico saldo, la manera como el gobierno federal y, en específico, el presidente Donald Trump han reaccionado ante él y sus consecuencias de cara a la opinión pública y las familias de los caídos han causado conmoción y nuevas tensiones, confrontaciones y dislates desde la Casa Blanca.
Pero en lo estrictamente militar en realidad es muy poco lo que se sabe, y mucho queda por explicar sobre lo que sucedió en ese letal incidente en Níger y del porqué de la remisa respuesta oficial.
En primer término, como se indica en un cable reproducido por la Radio Pública Internacional, el incidente de Níger es un indicador de la creciente implicación de las fuerzas estadounidenses en África, sobre todo en el área central y occidental, para encarar la actividad de grupos te-rroristas como Al-Shabab y Boko Haram.
Unos 1.300 militares estadounidenses estarían desplegados en África, cifra que se ha triplicado desde 2012, con pre-sencia en unos 20 países, principalmente en tareas de entrenamiento de las fuerzas locales de Níger, República Democrática del Congo, Etiopía, Kenia, Ruanda, Somalia, Sudán y Uganda, según el citado artículo. Y se indica que en apoyo a fuerzas de Francia, EE.UU. asiste también en operaciones en Burkina Faso, Chad, Mauritania, Malí y Níger, aunque la dirección de la lucha antiterrorista allí co-rresponda a los franceses.
La extensión de la presencia militar estadounidense en esa región se aprecia, además, en la frecuencia de sus actividades. Por ejemplo, la unidad que fue emboscada en Níger había realizado cerca de 30 operaciones en los últimos seis meses antes del ataque.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY