La Reforma Fiscal de Trump Recibe la Aprobación Definitiva en el Congreso

0

La era Trump ya cuenta con su pri-mera gran victoria política, la aprobación de una extraordinaria rebaja de impuestos, la máxima de la historia recien-te en el caso de las empresas, que solo se compara con la que impulsó Ronald Reagan hace más de 30 años. La Cámara de Representantes y el Senado dieron la bendición definitiva al proyecto tributario este miércoles gracias a la mayoría republicana y con la oposición de los demócratas, que la ven como un regalo para los más ricos. El recorte suma 1,5 billones en 10 años y genera una enorme incertidumbre para las cuentas públicas.
Donald Trump y los legisladores republicanos, el establishment del partido, no se han entendido desde aquel primer momento en el que el empresario neo-yorquino se postuló como candidato a la presidencia. Los desencuentros se prolongaron a lo largo de este casi ya primer año de Gobierno -a veces por formas y otras por fondo- y supusieron el bochornoso fracaso de los conservadores a la hora de derogar la reforma sanitaria de Barack Obama, una especie de bestia negra para la derecha americana. Pero si algo une a los republicanos de todo calibre y pelaje es el amor por una buena bajada de impuestos, y llevaban muchos esperando para poder llevar a cabo una poda como esta.
Más allá de las luchas intestinas del partido republicano, la propia reforma fiscal es angulosa. El impuesto de sociedad cae del 35% al 21%, el tramo máximo para las mayores rentas encoge del 39% al 37% y, en beneficio de las clases trabajadoras, casi duplica el mínimo exento (de 6.500 a 12.000 dólares y el doble para parejas) y mejora las ayudas por hijo, gastos médicos y estudios. Trump la vendió durante la campaña electoral como la reforma que ayudaría sobre todo a la clase media y trabajadora estadounidense, pero a la postre, aunque prácticamente toda la población va a pagar menos impuestos, los cambios favorecen especialmente a los más ricos.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY