La Muerte Indócil de José Martí

0

El Apóstol de Cuba murió en combate contra los españoles un 19 de mayo de 1895

“Usted se duele, en la cólera de su amor, del sacrificio de mi vida… El deber de un hombre está allí donde es más útil… José Martí.
CON ESTAS PALABRAS SE DESPIDE José Martí de su madre en 1895 antes de partir para Santo Domingo y esperar el momento de incorporarse a la lucha en territorio cubano. Y quizás las palabras de Martí encierren la clave del error histórico que cometiera. La cólera de la madre aduce a lo que la historia ha confirmado. La resolución de Martí, su sentencia, aparece como el gesto decisivo que diluye la disyuntiva que parece habérsele presentado, ¿y cómo no?, desde muy temprano. El 5 de Marzo de 1876 escribe en su artículo “Pilar Belaval” del Federalista, lo siguiente: “La muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida; truécase en polvo el cráneo pensador, pero viven perpetuamente y fructifican los pensamientos que en él se elaboran”.
En su trabajo Miguel Fernández no sólo hurga minuciosamente en los testimonios, escritos, epístolas y documentos que han sobrevivido a la censura y ocultamiento de ineptos historia-dores, a los hombres y a los gobiernos que han mal conducido nuestra tumultuosa y por demás trágica historia, sino que abre de nuevo este capítulo a modo de alibí, para que como buen investigador de los hechos que es, nos remontemos a las causas, a los motivos ya las consecuencias de tan sensible pérdida. Lillian D. Bertot.
El autor
Miguel Fernández (Sagua La Grande, 1954), se licenció en Física y Derecho antes de obtener maestrías en Filosofía y Periodismo. Marchó al exilio tras haber sido expulsado de la Universidad de La Habana, donde impartía Filosofía del Derecho e Historia del Estado y el Derecho en Cuba. Ha colaborado con las revistas History Today, (Londres) y Encuentro de la Cultura Cubana (Madrid,) así como en El Nuevo Herald.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY