La desgarradora historia de los niños que escapan de Venezuela

0

La ciudad fronteriza colombiana de Cúcuta, ha sido el principal epicentro de estos casos. Hace pocos días, fue encontrada abandonada una niña recién nacida por parte de una mujer venezolana. Esta mujer la envolvió con una cobija amarilla y anexó una pequeña nota en la que se despide de la menor.

La bebé fue encontrada cerca a un auto en las inmediaciones de un estadio de la ciudad, donde se estaba llevando a cabo un día de campo. “Soy venezolana y no tengo como mantenerla”, argumentaba la madre de la menor en la nota. “Tiene 4 días de nacida y se llama Ángela”. La hoja de papel estaba decorada por un borde de color rosa, corazones, flores y huellas de animales.

Después de un tiempo en escenario deportivo, una mujer, su hijo y otro joven se disponían a salir del lugar, cuando escucharon los llantos de la bebé. Al seguir el sonido emitido por la recién nacida dieron con su paradero cerca al automóvil, que en ese preciso instante se disponía a acelerar.

El grupo de personas recogieron a la bebé del asfalto, para posteriormente entregársela a la policía colombiana, advirtiéndoles que observaron hormigas en el cuerpo de la menor. Los agentes transportaron a la recién nacida a un hospital cercano para su evaluación. Allí los médicos se percataron de que su cordón umbilical fue cortado y tratado de forma correcta.

Pese a la nota hallada en el lugar, no se encontró otro tipo de evidencia para identificar a la bebé o a su madre. Este caso se encuentra en medio del éxodo de venezolanos que con el pasar de los días es cada vez mayor. En la gran mayoría de los casos los niños son víctimas de abusos, desnutrición y abandono.

El mayor Amaury Aguilera dijo que “es lamentable que la mamá de la niña haya tomado esa decisión”.

Debido a las decisiones dictatoriales del gobierno venezolano el éxodo hacia Colombia es cada vez mayor, debido a la profunda crisis económica que carcome a Venezuela. Esto ha generado que los niños venezolanos se vean en la obligación de dormir en la calles colombianas, padeciendo de infecciones y hambruna. En algunos casos optan por el trabajo sexual.

Se estima que más de un millón de personas han cruzado la frontera en los últimos dos años, incluyendo a niños pequeños. El último censo realizado por el gobierno arrojó una cifra devastadora. De los casi 500.000 migrantes venezolanos ilegales que están en el país, cerca de una cuarta parte son menores de edad.

El súbito flujo de migrantes ha agravado la crisis del sistema de bienestar familiar colombiano, donde la guerra, pobreza y conflicto social se han perpetrado por décadas, dejando una cantidad alarmante de niños afectados por el reclutamiento armado de grupos ilegales, abuso sexual, desplazamiento y abandono.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY