En Libertad Ethan Couch el Joven “Affluenza”

0

Tras purgar una condena de dos años en una cárcel para adultos, Ethan Couch, el adolescente que atropelló y mató a cuatro personas en un choque en 2013, salió de la cárcel, en libertad condicional y bajo vigilancia por los próximos seis años.
Conocido como el joven affluenza (enfermedad de los niños ricos que no distinguen su responsabilidad por su estilo de vida) deberá portar un dispositivio GPS en su tobillo y deberá estar en casa antes de las 9 p.m.
Además se le va a monitorear que no consuma drogas ni alcohol. Ethan Couch quien tiene 20 años de edad, no podrá tomar medicamentos sin receta médica y no podrá manejar ningún vehículo que no esté equipado con cámara.
Couch fue hallado culpable y recibió 10 años de libertad condicional. La Jueza del caso fue muy criticada por la organización de Madres contra Conductores Ebrios (MADD, por sus siglas en ingles) que inmediatamente inició una campaña para recaudar firmas y presionar a fin de que fuera juzgado severamente.
Pero el joven affluenza violó su libertad condicional al ser grabado consumiendo alcohol y cuando se emitió una orden de arresto, su madre lo llevó a México para evitar la cárcel. Finalmente, la policía mexicana los localizó en Puerto Vallarta, Jalisco, y ambos fueron deportados a Estados Unidos para volver a encarar a las autoridades.
La madre, quien vivía en libertad condicional, fue arrestada la semana pasada por violar los términos de su libertad ya que falló en examen de drogas.
Couch, de 20 años de edad, fue condenado a 10 años de libertad condicional por el mortal atropello que ocurrió en Burleson, Texas.
Su caso cobró notoriedad en los medios debido a que, en un pri-mer proceso ante un tribunal de menores, un psicólogo que declaró por la defensa argumentó que el joven sufría de “Affluenza”, un supuesto trastorno derivado de que sus padres adinerados lo habían mimado y malcriado hasta inculcarle un sentido de irresponsabilidad.
El término es válido bajo la ley texana y una jueza determinó que el joven de 16 años en ese momento, proveniente de una familia pudiente, no era consciente de sus acciones y solo lo condenó a 10 años de libertad condicional.
Sin embargo, su madre, de 50 años de edad, fue encarcelada nuevamente el miércoles pasado tras haber violado los términos de su libertad condicional.
Según documentos judiciales, la mujer no pasó un análisis de orina al cual debía someterse periódicamente aunque no se especificó qué sustancia le detectaron.
Tonya Couch aún debe someterse a juicio por ayudar a su hijo a escaparse y por lavado de dinero. Un juez le había advertido el año pasado que utilizara su “sentido común” mientras estaba en libertad.
La organización Madres Contra Conductores en Estado de Ebriedad (MADD), que ha intentado que se le imponga una pena más dura a Couch, mostró su indignación por la eventual liberación del joven y expresó que su condena a dos años en prisión “demuestra que los homicidios por parte de personas que manejan en estado de ebriedad aún no son tratados como los crímenes violentos que son”.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY