El Lapislázusil la Piedra de la Sanación

0

La naturaleza está llena de piedras o gemas que no sólo sirven para joyería. Una gran cantidad de ellas tienen propiedades benéficas para nuestra salud y son usadas en el esoterismo. Quizá la más conocida sea el cuarzo y sus distintas variedades, pero ahora hablaremos del lapislázuli.
El lapislázuli es una gema semipreciosa que no sólo luce genial para joyas y accesorios, sino que es otra piedra con bastantes propiedades de purificación y positivismo en el esoterismo. Aprendamos de qué manera nos puede ayudar.
Esta piedra siempre ha sido muy valorado en la historia. Incluso aquellos que creen en la existencia de la Atlántida comentan que se levantó gracias al lapislázuli. En Egipto era una piedra muy codiciada incluso con motivos medicinales.
El lapislázuli puede ayudarnos a clarificar nuestros pensamientos cuando nos sentimos rodeados del caos. De esta manera puede guiarnos en la toma de decisiones o simplemente en la organización de ideas o planes. Su energía también influye sobre el embotamiento mental ayudándonos a despejarlo. Nos ayuda a tomar consciencia de nuestros verdaderos problemas y nos da pistas para saber cómo solucionarlos.
El lapislázuli es una roca compuesta por distintos minerales, como la lazurita y el silicato cálcico complejo, que es el que le da el color azul característico, wollastonita y calcita, que producen el veteado gris y blanquecino, y pirita, que produce los reflejos dorados. Todo un festín para los ojos que la hizo muy popular para la joyería desde la antigüedad.
El lapislázuli se extrae ma-yormente de minas por Afganistán, aunque también hay partes en Alemania y Rusia donde se da. Aquí en América la han encontrado en Chile, Canadá y en California y Colorado.
En el antiguo Egipto se consideraba una piedra muy importante y preciada en su cultura. La usaban en distintas joyas, o hasta en máscaras funerarias. Por ejemplo, se encontraron piezas de lapislázuli en la tumba de Tutankamón. También la usaban los egipcios para la medicina en forma de polvo.
Los egipcios creaban también muchos amuletos, joyas y piezas de artesanía de lapislázuli mezclada con otras gemas importantes, como la cornalina, que es un gran amuleto para la prosperidad. Juntas creaban un gran “combo” de fortuna. Este es un ojo de Horus usada con ambas piedras.
Su bello color azul era considerado un símbolo de pureza, salud, buena suerte y hasta de la nobleza, por lo que no solamente los egipcios la usaban, sino también otras culturas como los persas, babilonios y asirios. Inclusive, los budistas tibetanos decían que Sangye Menla, el buda de la medicina, sacaba su poder curativo del lapislázuli.
Inclusive, el lapislázuli era usado para el arte en la Edad Media ya que al hacerlo polvo, creaba un bello pigmento azul con el que podían pintar o teñir telas. Se dice igual que Miguel Ángel lo usó para decorar partes de su Capilla Sixtina.
Así, desde tiempos ancestrales creían que el lapislázuli tenía grandes poderes, no sólo porque se veía bella en las joyas. Usar este poderoso cristal te trae múltiples beneficios para tu cuerpo. Por ejemplo, varios expertos aseguran que ayuda a mejorar tu memoria y capacidad intelectual.
El lapislázuli también ayuda a promover la calma, un estado mental tranquilizante, que ayuda a aclarar la mente y mejorar y armonizar relaciones humanas y comunicación con los demás. Si tienes problemas para expresarte, será tu gran aliado.
También es un cristal comunicador de manera que resulta imprescindible cuando sabemos que vamos a tener que hablar mucho y bien como en un examen, una entre-vista de trabajo, etc… Al margen también puede ayudarnos a expresarnos correctamente y a armonizar nuestros pensamientos con nuestra palabra. Esto es especialmente útil en aquellas personas que por su timidez no son capaces de hablar como quisieran.
A su vez, por sus tonalidades azules, es fabuloso para trabajar sobre nuestra voz interior. Para escuchar correctamente a nuestro espíritu y a la vida. Puede ayudarnos también a tener nuestras percepciones más refinadas y obtener así una mayor conexión con el Todo. También es un buen estabilizador psíquico lo que nos permite entre otras cosas aprender a discernir entre realidad y fantasía, entre intuiciones espirituales y sueños mentales.
Es una de las piedras del tercer chakra, del quinto chakra y del sexto chakra de modo que es fabulosa para activar la energía de estos importantes centros de poder. Ayuda a pensar, despierta la mente a una conciencia superior, muy utilizada en la meditación, desbloquea los chakras, eficaz en el desajuste emocional. Cura la melancolía y es indicada para el tratamiento de las afecciones del bazo.
En otro aspecto místico, puedes usar el lapislázuli para alinear tus chakras, sobre todo el de la garganta y el del tercer ojo. Si está todo desbalanceado, puede afectar el resto de tu cuerpo, así que aseguran que entre sus poderes está ayudarte físicamente a sentirte mejor.
Es perfecto para dolores de oído, nasales y de garganta. También el lapislázuli ayuda a mejorar la circulación de la sangre, bajar la presión sanguínea, ayuda con el insomnio y reduce el vértigo. Hay quienes lo usan para condiciones de piel o problemas oculares. Además, mujeres lo usan para meditar y deshacerse de sus problemas de cólicos menstruales.
Por si fuera poco, otras propiedades que se le atribu-yen al lapislázuli es que ayuda a combatir el estrés con su poder de relajación y hasta ayuda a bloquear ataques psíquicos o malas vibras de otras personas como el mal de ojo.
El lapislázuli será otro gran aliado en tu salud física y mental, como una gran piedra protectora y sanadora. Ha sido usada desde tiempos ancestrales por sacerdotes, sanadores y hasta la realeza para traer paz, sabiduría, poder y aumentar las habilidades de cada persona, así que no dudes en buscarte una y cargarla contigo.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY