El 7 de Septiembre de 1822 Brasil se Independiza de Portugal

0

La Independencia de Brasil comprende una serie de eventos políticos ocurridos entre 1821 y 1825, la mayo-ría de los cuales incluyeron conflictos entre Brasil y Portugal con respecto a la proclamación de independencia presentada por el Imperio de Brasil el 7 de Septiembre de 1822. Fue un período importante en la historia del país y se diferencia del resto de gue-rras de independencia hispanoamericanas en que ocurrió mientras la Corona portuguesa estaba presente en América.
Desde 1785, la Reina María I de Portugal había implantado, en el te-rritorio brasileño, un régimen político-económico absolutista.
Esto provocó un malestar popular y generó varios conatos revolucionarios. Sin duda, el más célebre fue el que encabezó Joaquín de Silva Javier, más conocido como “Tiradentes”, quien murió ejecutado en 1792.
La situación cambió cuando la reina Doña María I fue declarada demente y su hijo, João, asumió la regencia.
En 1808, João VI y su Corte se mudaron a Brasil y se instalaron en Río de Janeiro, a causa de la invasión napoleónica de Portugal. La llegada de la Corte tuvo un tremendo impacto sobre Brasil. Río de Janeiro se convirtió, súbitamente, en la capital de un imperio mundial. Brasil se encontraba así gobernada desde Río, ya no desde Lisboa, aunque fuera por las mismas personas que antes lo hacían desde Portugal.
En 1816, la Reina murió; y en 1821, el Rey Don João VI regresó a Lisboa y dejó como príncipe regente a su hijo Don Pedro I, de 23 años.
Fue, entonces, cuando la Corte intentó quitarle a Brasil su condición de reino e imponerle su anterior estatus colonial.
El Imperio del Brasil (Império do Brasil en portugués) fue un estado existente entre 1822 y 1889 que precedió a los Estados Unidos del Brasil.
El Imperio brasileño fue instaurado al final de la Guerra de la Independencia, que separó al Reino de Brasil del Reino Unido de Portugal, Brasil y Algarve, y perduró hasta la Proclamación de la República, golpe militar tras el cual fue disuelto en 1889. Se divide a su vez en los períodos Primer Imperio, Período Regente y Segundo Imperio. Con la llegada de este periodo, ya no se usa el título de Rey de Brasil pasando a tomar su monarca el título de Emperador del Brasil.
Elevación a imperio
Tras la disolución del Reino Unido de Portugal, Brasil y Algarve en 1825, el título de Príncipe de Brasil fue desvinculado de los príncipes aspirantes al trono portugués, pasando estos a usar únicamente el título de Duque de Braganza. Nominalmente, Pedro I de Brasil fue el último en tener ambos títulos, habiendo sido príncipe regente de Brasil por un corto período poco antes de la Independencia. Pedro I, a su vez, inicia el linaje de emperadores de Brasil a partir de su coronación como Emperador de Brasil en la Capilla Imperial (Río de Janeiro) el 12 de octubre de 1822. Sin embargo, aún con el título de príncipe imperial de Brasil, apenas Pedro de Braganza y su hijo estuvieron en el trono imperial.
Tras la renuncia de Pedro I al trono, se inicia el Período Regente, que estuvo en vigor hasta que Pedro II alcanzó su mayoría de edad y fue apto para ejercer el derecho nato de ascensión al trono.
Al concluir la Guerra de Independencia de Brasil, el 29 de agosto de 1825 Portugal y Brasil establecieron el Tratado de Río de Janeiro. Según este tratado, la Corona portuguesa reconocía la independencia del antiguo reino del Brasil, pero reservaba a Juan VI de Portugal, padre de Pedro I, el título de emperador de Brasil.
Dicho tratado, en principio, anulaba la norma anterior a la Constitución brasileña de 1824, la cual prohibía que el gobernante ejerciese poder sobre Portugal y Brasil simultáneamente. No obstante, Juan VI no fue emperador de facto, ya que no fue ungido como tal, ni emanó ningún acto político, y mucho menos Pedro I se declaró como exemperador. La situación sui generis de haber dos emperadores brasileños duró poco, pues siete meses después falleció Juan VI.
Continuidad jurídica
Con el Imperio brasileño surge Brasil como Estado soberano, que ha tenido y tiene continuidad jurídica con los siguientes nombres: República de los Estados Unidos del Brasil (Republica Velha / República Vieja) y, actualmente la República Federativa del Brasil, más conocida como Brasil.
El reconocimiento de la independencia era una cuestión crucial para el Imperio brasileño. Las monarquías absolutas europeas eran hostiles a la independencia de Brasil.
Estados Unidos fue el primer país en reconocer al gobierno brasileño en mayo de 1824. Algunos meses antes fue divulgada la Doctrina Monroe, por la cual el presidente James Monroe declaraba que Estados Unidos no aceptaría ninguna intervención de Europa en el continente americano. Gracias a la mediación de Gran Bretaña, en agosto de 1825, la Corona portuguesa reconoció la independencia de Brasil. A cambio, Portugal obtenía la condición de «nación más favorecida» en las transacciones comerciales y obtuvo una indemnización de dos millones de libras.
Gran Bretaña también reconoció la independencia de Brasil en 1825.
Solo a partir de 1826 la soberanía fue reconocida por Francia, el Papa y otros Estados europeos, concluyén-dose la independencia.
Las repúblicas hispanoamericanas, por el contrario, veían al Imperio brasileño como un instrumento de los intereses europeos y condenaron la acción brasileña en la Cisplatina cuando en 1821, el Reino Unido luso-brasileño se anexionó la Banda Oriental, actual Uruguay, y pasó a llamarla Provincia Cisplatina.
El príncipe Pedro había prometido, en medio de este contexto, que permanecería en el Brasil a pesar de cualquier amenaza que viniese de Lisboa. Finalmente el 7 de septiembre, en el riachuelo Ipiranga, cerca de la actual ciudad de Sao Paulo, la tradición cuenta que Pedro recibió el mensaje en el cual el rey João VI solicitaba su regreso a Portugal y el sometimiento de su obediencia –así como la de los brasileños- a la autoridad real y a las cortes afincadas en la metrópoli. Pedro se rebeló abiertamente y desenvainó su espada y exclamó: “¡Independencia o muerte!”. La historiografía clásica brasileña identificó este acto como la declaración de Independencia del coloso suramericano.
Servicios Editoriales Selectos

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY