Cómo Afectan los Cambios de Humor la Relación de Pareja

0

Aprender a hacernos responsables de nuestros cambios de humor puede mejorar mucho la relación. Es especialmente importante evitar proyectar nuestro mal humor en la pareja, ya que hacer eso repetidamente puede provocar que dude de sí misma y de vuestra relación.
Si tenemos continuos cambios de humor que no conseguimos gestionar podemos llegar a pensar que somos así y como forma parte de nuestra manera de ser nuestra pareja debería aceptarlo y aprender a vivir con ello. Los cambios de humor no son una forma de ser, son errores en la gestión de las emociones que podemos controlar.
No es lo mismo tener un mal día y llegar enfadada a casa, algo que puede ser normal y consecuente con lo tu experiencia de ese día que levantarte ya de mal humor y pagarlo con todo el mundo sin razón. Esto puede ocurrirnos a todos y por supuesto no estamos pidiendo que te despiertes todos los días con una sonrisa pero sí que no asumas que tu derecho es que la gente que quieres aguante de buen grado esos cambios de humor.
En ocasiones podemos encontrar que la vida nos resulta muy dura. Es lógico que en estos momentos nos resulte difícil sentirnos bien y sacar una sonrisa, el problema es cuando tendemos a culpar a las personas cercanas de nuestro mal humor. ¿Te ha pasado? Pagar nuestra infelicidad con nuestra pareja no tiene sentido y además puede llevar a problemas mucho más graves.
Aprender a canalizar tu mal humor
Si el motivo de tu mal humor es una situación concreta piensa si puedes resolverla o no. Si tiene solución probablemente lo mejor es esperar a que te calmes para pensarla detenidamente, si no tiene solución lo normal es que eso sea precisamente lo que te desespere. Recuerda que tus personas queridas no tienen nada que ver y busca una manera de canalizar tu mal humor. Hacer ejercicio, alguna actividad que te calme (manualidades, técnicas de relajación, jugar con tu perro, echarte una siesta…) o quizás una buena idea sea compartir tu preocupación con tu pareja o amigos.
Si haces sentir a tu pareja que todo ese dolor está causado por él/ella, puede sentirse increíblemente dolida, no entender nada y también ponerse de mal humor. Si también le cuesta canalizarlo eso probablemente lleve a una discusión. Así habrás conseguido que el problema menor se haga más grande.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY