Cinco Oficiales Mueren Baleados por Francotiradores en Caótica Noche en Dallas 

0

La ciudad se convirtió en una escena del crimen durante las protestas pacíficas por la muerte de dos afroamericanos esta semana a manos de agentes. Uno de los atacantes aseguró antes de morir que no pertenecía a ninguna organización y que actuó por molestia contra los oficiales blancos.
Cinco agentes murieron y otros siete resultaron heridos tras ser baleados el jueves por al menos un francotirador en una manifestación en Dallas contra la violencia policial. La tensión se extendió a la madrugada de este viernes cuando uno de los atacantes se atrincheró en un garaje y continuó disparando.
Dallas se convirtió en una escena de crimen en la que decenas de policías revisaban los edificios del centro de esta ciudad para asegurar la zona.
El viernes la policía aún mantiene cerrado un perímetro de seguridad en el centro entre Ross Ave-Houston St- Jackson- Griffin St.
La protesta de Dallas era una de varias que se desarrollaban en el país por la muerte esta semana de los afroamericanos Altos Sterling,  en Louisiana, y Philando Castile, en Minnesota, a manos de agentes, que reavivaron la tensión latente en la sociedad estadounidense entre la policía y las minorías.
Lo que empezó con numerosas personas que participaban en la manifestación coreando al unísono “Black Lives Matter” y “No disparen”, se tornó en una escena con un tiroteo activo en el que murieron cinco agentes y quedaron heridos otros siete policías y dos civiles.
El tiroteo se produjo a las 10:30 de la noche (hora local), al finalizar la manifestación y a media milla del Ayuntamiento, cuando dos hombres “empezaron a disparar contra los policías desde una posición elevada”, explicó el jefe de la policía de Dallas, David Brown.
Testigos dijeron que escucharon al menos una decena de disparos cuando los manifestantes se encontraban entre las calles Lamar y Griffin, en el centro de la ciudad. Los atacantes iban armados con rifles y, según la policía, que consideró el ataque una “emboscada”, su intención era matar el mayor número de agentes posible.
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que se encuetra de viaje en Varsovia para participar en la cumbre de la OTAN condenó la matanza que consideró es un ataque “calculado y despreciable”   contra las fuerzas del orden.
De los cinco agentes fallecidos, cuatro pertenecían a la Policía de Dallas y el quinto es un oficial del tránsito del Dallas Area Rapid Transit (DART, por su sigla en inglés) identificado como Brent Thompson. Este policía tenía 43 años, ingresó al DART en 2009 y se ha convertido en el primer oficial del servicio de tránsito muerto en servicio. De los heridos, varios están en condición crítica y otros en cirugía por la gravedad de sus lesiones.
No se sabe con exactitud cuántos sospechosos estuvieron involucrados en el ataque.
Tres sospechosos, entre ellos una mujer, están bajo custodia.
Un cuarto sospechosos murió abatido después de horas atrincherado en un estacionamiento del centro de Dallas, negociando e intercambiando disparos con la policía. Murió por una bomba que detonaron las autoridades, dijo el jefe de la policía de Dallas, David Brown. Agregó que actuó solo.
“Dijo que quería matar a personas blancas, sobre todo a agentes blancos, y que estaba molesto por “los últimos disparos de la policía” que culminaron con la muerte de dos hombres de raza negra en Louisiana y Minnesota.
En total 12 policías recibieron disparos, uno de ellos durante un intercambio de fuego con uno de los sospechosos.
Uno de los policías murió en el hospital a causa de sus heridas.
Entre los policías fallecidos, uno pertenecía a la Autoridad de Transporte Público del Área de Dallas (DART, por sus siglas en inglés). Fue identificado como Brent Thompson, de 43 años.
Otros siete policías (tres de DART y cuatro agentes de la policía de Dallas) y dos civiles (un hombre y una mujer) resultaron heridos.
El gobernador de Texas, Greg Abott, ofreció sus condolencias a las fuerzas de seguridad.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY