Aumenta el Número de Cubanos en Frontera Panamá-Costa Rica

Los cubanos varados en la frontera de Panamá con Costa Rica ya suman 2.147, informaron autoridades panameñas, al tiempo que los migrantes pidieron a los gobiernos de la región que “por favor se ponga de acuerdo” y les den paso para llegar a Estados Unidos. Los isleños se acumulan en Panamá ahora porque Costa Rica cerró su frontera a mediados de diciembre pasado, cuando cerca de 8,000 cubanos también se quedaron varados en ese país debido a que Nicaragua les cerró el paso el 15 de noviembre de 2015, situación que se mantiene.

0

Los cubanos varados en la frontera de Panamá con Costa Rica ya suman 2.147, informaron autoridades panameñas, al tiempo que los migrantes pidieron a los gobiernos de la región que “por favor se ponga de acuerdo” y les den paso para llegar a Estados Unidos.
Los isleños se acumulan en Panamá ahora porque Costa Rica cerró su frontera a mediados de diciembre pasado, cuando cerca de 8,000 cubanos también se quedaron varados en ese país debido a que Nicaragua les cerró el paso el 15 de noviembre de 2015, situación que se mantiene.
Las autoridades de Panamá preparan un cuarto albergue en el distrito de Gualaca (Chiriquí), a unos 50 kilómetros de la línea fronteriza con Costa Rica, en lo que fue un inmueble de una antigua empresa eléctrica que está siendo puesto a punto para recibir a una cantidad de migrantes no precisada.
A mediados de marzo pasado los gobiernos de Panamá y Costa Rica dieron por concluido un operativo especial de traslado directo a México de 6,119 cubanos que se quedaron varados en la zona después de que Nicaragua cerró su frontera alegando motivos de seguridad.
El paso de cubanos por Centroamérica es un fenómeno que ha ido creciendo en los últimos años, pero que se ha intensificado con el restablecimiento de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba por el temor a que se elimine la Ley de Ajuste Cubano (1961), que otorga facilidades a los isleños a la hora de adquirir la residencia estadounidense.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY