A Pesar de los Malos Augurios, Brasil Cumplió con los Olímpicos

0

Días antes de la inauguración de los Juegos Olímpicos, el 5 de agosto, todo indicaba que Brasil rompería todos los récords en incumplimiento por demora en la construcción de las obras, inseguridad, mala planeación de las competencias, poco control de la epidemia del zika y una grave crisis social, política y económica.
Sin embargo, los Juegos Olímpicos dejan más cosas positivas que negativas para el país. De acuerdo con los analistas, Brasil cumplió, a nivel nacional a internacional se bajó el tono con relación a los Olímpicos.
El país, en medio de una crisis política y económica, la más grave de la historia, logró cumplir con su compromiso con un evento de esta magnitud.
Así lo confirman los visitantes que asistieron al país durante las competencias deportivas. Una encuesta realizada por la prensa brasileña señaló que un 87% de los turistas que llegaron al país le gustaría volver a Brasil y el 83,1% declaró que su visita superó sus expectativas. Los extranjeros calificaron de manera positiva la organización general de los Juegos y el transporte, mientras que la alimentación estuvo entre las cosas peor valoradas.
De acuerdo con datos oficiales, 541.000 turistas extranjeros entraron al país desde el 1˚ de julio hasta el 15 de agosto. En la primera quincena de agosto entraron 231.000 visitantes.
El evento terminó el domingo con un saldo positivo para Brasil, no por las medallas ganadas sino por la imagen internacional.
Columnistas y periodistas que informaron de los juegos piensan que a pesar de la cobertura negativa de muchos medios (favelas, pobreza, etc.) la justa deportiva fue un éxito.
Los Juegos Olímpicios han sido quizás inciertos, pero como el mismo Brasil, terminaron como los más felices. Y es que si bien se presentaron cosas como obras inconclusas en la Villa Olímpica o el agua verde de las piscinas, los periodistas extranjeros y los asistentes a las justas reconocieron la capacidad organizativa de Brasil.
Esta vez, contrario al mundial de Fútbol de 2014, los brasileños quedan conformes. No hubo los sobrecostos de ocasiones pasadas y las mejoras quedan para beneficio de los locales. Ahora se esperan los juegos paraolímpicos de septiembre.
Sin embargo, este lunes el país despertó a su compleja realidad: el desempleo aumentó un 12%, el déficil fiscal llega al 10% y el jueves comienza la etapa final del juicio contra la presidenta, Dilma Rousseff.
Pero a pesar de esto, Brasil seguirá demostrando por qué es el gigante de Suramérica.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY